MENTA: Planta aromática y medicinal

La Menta es conocida por todos por su característico olor y sabor, pero además de esto, tiene múltiples beneficios para la salud. Mentha es su nombre botánico.

Se trata de un género de plantas herbáceas vivaces que pertenece a la familia Lamiaceae.

Es una planta aromática, de carácter perenne. Puede llegar como máximo hasta los 120cm de altura. Tiene estolones subterráneos y superficiales que pueden convertirla en invasivas frecuentemente.

En cuanto a sus hojas (pubescentes en ocasiones), están dispuestas en pares opuestas, son sencillas y de forma lanceolada u oblonga. A veces tienen su borde dentado.

La planta también tiene flores, las cuales nacen en espigas terminales y son de color blanco o púrpura. Su fruto consiste en una cápsula que tiene hasta cuatro semillas.

Variedades de Menta

Se estima que la Menta cuenta con entre 13 y 18 especies, pero aun no se definen bien sus diferencias.

Las variedades de especie que se desprenden de este género suelen confundirse con la Menta en sí, sin embargo tienen algunas características que las distinguen, estas especies son: la Hierbabuena, la Menta acuática, Menta coreana, Ortiga blanca, Sándalo, Mastranzo, Hortelana de burro, Menta poleo y la Menta spicata var. Crispa.

Propiedades

La Menta tiene distintos efectos que la convierten en una buena aliada medicinal.

Posee propiedades antiinflamatorias, digestivas, expectorante, antiespasmódica, carminativa, antigripal, aperitiva, antiséptica, mucolítica, analgésica, antirreumática, antibacteriana, antitusiva, descongestionantes (vías respiratorias), colagoga y antifúngica.

Beneficios y usos medicinales

Al ser descongestionante, la Menta es una aliada para el alivio del asma y de otras enfermedades respiratorias como la tos, bronquitis, gripe y resfriados, pues sus propiedades antisépticas y expectorantes también juegan un rol muy importante.

Es útil para tratar las digestiones pesadas gracias a su efecto digestivo. Asimismo, debido a su acción carminativa ayuda en la prevención y alivio de gases y flatulencias.

Otro de sus potenciales es su resultado como remedio para disminuir los síntomas del síndrome del intestino irritable (SII).

El dolor de cabeza es otro malestar tratable con la Menta. Ya sea jaqueca, migraña o dolor leve (principalmente causadas por malas digestiones) pueden ser apaciguadas con esta hierba.

Si existe algún tipo de dolor por causa neurológica también funciona el uso de la Menta.

Por otro lado, la acción estimulante que ofrece la planta es ideal para casos de fatiga o cansancio mental y físico.

Su propiedad antiinflamatoria es excelente para tratar golpes, torceduras y esguinces e incluso para quienes padecen de artritis.

Igualmente, es positiva para cualquier dolor crónico o agudo que se relacione con la inflamación de una zona o miembro.

De forma externa también es muy funcional. Por ejemplo, para dermatitis, eccemas o urticarias es favorable aplicarla de forma tópica, incluso su infusión puede ser usada para limpiar heridas y picaduras y para calmar el picor, gracias al efecto antiséptico.

La acción antifúngica (eliminación de hongos) es perfecta para deshacerse de los hongos de la piel y de las uñas, también con su aplicación tópica.

Usos de la Menta

Esta hierba es muy versátil. Como vía medicinal es utilizada de forma natural, en infusiones, tés, cremas, aceite esencial y ungüentos caseros.

Pero más allá de eso, esta popular planta aromática es usada para la producción de bebidas y alimentos. Es común encontrar postres, caramelos y bebidas alcohólicas o refrescantes.

Otro de sus principales usos es en la fabricación de productos bucales. Las cremas de dientes, enjuagues, hilos dentales y demás elementos para la salud bucal suelen añadir Menta para otorgar frescura y buen aliento.

Contraindicaciones y efectos secundarios

El efecto estimulante propio de la planta podría causar insomnio si es tomada por la noche, por lo tanto no se recomienda el consumo de la infusión o tintura en horas nocturnas.

No es recomendable la aplicación del aceite esencial directamente en la piel en su forma pura, lo correcto es mezclarla con algún otro aceite base como el de coco, aceite de argán, el aceite de almendras o el aceite de oliva.

Tampoco es favorable el aceite esencial de forma interna en niños menores a los 6 años ni en mujeres embarazadas o en periodo de lactancia.

Si hay problemas digestivos relacionados con reflujo gastroesofágico (ERGE) no se debe usar Menta.

Puede causar irritación de nariz o garganta.

Deja un comentario

error: Contenido protegido!!