MALVA: planta de grandes usos medicinales

La Malva es una planta anual o perenne, la cual posee unas flores púrpuras o rosáceas muy hermosas y llamativas. Pertenece a la familia Malvaceae y es herbácea. Este género es de unas 30 especies aceptadas.

Es originaria de Europa, pudiendo ser hallada en casi todo el continente excepto en Islandia, el norte de Rusia y en el norte de Escandinavia.

Se encuentra también en el norte de África y en Asia Occidental. Su nombre científico es Malva sylvestris.

La planta de malva es muy común. No solo está presente en solares desertados y descampados, sino también en márgenes de caminos, riberas, herbazales y sembradíos.

Los tamaños de la planta son muy variables y pueden conseguirse desde los 20 hasta los 150 cm de alto. Sus flores son pequeñas, midiendo solo entre 2 y 6 cm de diámetro.

Tipos de Malva

Algunas de las variedades dentro de esta especie son: la Malachra alceifolia, con propiedades similares a la común, la Malva Chica, la Malva Bruja, la Malva Prieta y la Malva de Caballo.

Propiedades y usos medicinales

Esta planta es positiva y funcional en distintos padecimientos. Es usada para la bronquitis por medio de infusiones. También para aliviar dolores de garganta y dolores de cabeza.

Posee una acción antiinflamatoria, convirtiéndola en un buen remedio natural en caso de artritis, alergias, reuma, para la úlcera gastroduodenal, etc.

Otros problemas que se pueden atacar con la Malva son los casos de gota y cuando hay incremento del ácido úrico.

La planta también es resaltante por su cantidad de mucílagos, las cuales son excelentes para el tratamiento de distintas irritaciones, trabaja como laxante (ayudando a combatir el estreñimiento) y es emoliente.

A nivel externo se puede usar para sanar afecciones de la piel como el acné, furúnculos, eccemas, entre otros.

Es útil para limpiar heridas, cortes y picaduras de animales mediante su infusión. Es buena cicatrizante.

Cuenta con propiedades expectorantes y antitusígenas, por lo que sirve para afecciones pulmonares como el asma y la tos. Los vahos que contienen Malva son ideales para eliminar la mucosidad acumulada.

Para problemas en la boca y en la garganta, es muy óptimo el uso de la infusión de Malva para realizar gárgaras o enjuagues que alivien el malestar.

También se conoce su uso como suplemento para perder peso y su función positiva en la limpieza de colon.

Usos generales

Además de la medicina, desde tiempos remotos la planta de Malva se emplea con fines alimenticios.

Es agregada en ensaladas a partir de sus brotes tiernos, en cuanto a las hojas (sin tallos ni verduras) sirven como verdura para preparaciones.

Su sabor es ligero, por lo que se dispone como acompañamiento de otros alimentos. Además funciona como un buen sustituto de la lechuga.

Las flores también son comestibles, pero por su gran belleza tiendes a utilizarse para decoraciones y adornos florales.

La realización de mascarillas y cremas caseras con fines cosmetológicos es también común con el uso de la Malva. Sirve para prevenir arrugas y su apariencia.

Con agua hirviendo y suficientes hojas de Malva se puede preparar un remedio casero para sanar o aliviar las molestias causadas por hemorroides.

Contraindicaciones

Si se está ingiriendo otras medicinas es muy importante consultar primero con un médico antes de tomar infusiones o preparados de Malva, ya que puede interferir en los efectos de los medicamentos, reduciéndolos o cambiándolos.

No se recomienda el uso de la Malva durante el embarazo ni en el periodo de lactancia por posible riesgo de toxicidad.

Las personas con diabetes deben consumir muy poco o nada esta planta, ya que su ingesta en gran cantidad puede afectar los niveles de azúcar en la sangre debido a su riqueza en fibra mucílago.

En personas con piel muy sensible, la Malva puede causar dermatitis o irritación por contacto con la piel y la planta fresca, sobre todo si el toque es prolongado.

Aunque no existen efectos tóxicos en seres humanos causados por la Malva, siempre es importante consultar con un doctor si se tiene un historial médico complicado para descartar cualquier problema al consumirla.

En el peor de los casos, la Malva pudiera causar dolor estomacal, gases y flatulencias, estreñimiento o diarrea, náuseas, hinchazón o dolor en el vientre.

Deja un comentario

error: Contenido protegido!!