KIWI: Fruta nutritiva y beneficiosa

fruta kiwi

Popularmente se le conoce como Kiwi, pero su nombre científico es Actinidia deliciosa. Esta planta proviene de China, más que todo en los bosques del valle del río Yangtsé.

En el año 1904 fue llevada a Nueva Zelanda, desde ese momento su cultivo creció en muchas zonas templadas debido a su famoso fruto: el Kiwi.

Una de las razones por las que se cree que la planta y fruto recibieron su nombre es debido a un similar aspecto entre la vellosidad de la fruta y el plumaje del ave Kiwi en Nueva Zelanda.

Esta planta pertenece a la familia de las actinidiaceae. Es trepadora y de lianas leñosas.

Sus hojas son caducas, redondeadas y largas, tienen presencia de vellosidad y pueden llegar a medir hasta 30 cm de largo.

Las flores que da son hermafroditas. Su color es blanco crema y poseen 5 pétalos. El fruto, que lleva el mismo nombre del árbol, es una baya grande que tiene una forma de elipse y su color externo es marrón.

Su parte interna es verde con semillas negras y pequeñas y también son comestibles al igual que la pulpa. Es de textura blanda y sabor ácido, su maduración se produce en el mes de abril.

Variedades de Kiwi

El número de tipos de esta planta no es grande, solo existe una media docena que se fraccionan en dos especies según el tipo de su fruto: el Kiwi verde (la común Actinidia deliciosa) y el fruto amarillo (Actinidia chinensis).

Hoy en día el interés comercial por otras variedades de la fruta empieza a aparecer. Se conocen como “baby Kiwi” o “mini Kiwi”, de las cuales sus variedades cultivadas pertenecen a especies diferentes: Actinida arguta y Actinidia kolomikta.

tipos de kiwi

Propiedades y valor nutricional

La fruta del Kiwi, que es la que aporta la mayoría de las propiedades, es rica en proteínas, carbohidratos, fibra soluble, minerales como el calcio y el hierro, azucares y vitaminas como la C, E y K. cuenta con ácido fólico y es una de las pocas frutas que contiene las grasas de omega-3.

Beneficios

Su composición es la encargada de otorgar los grandes beneficios para la salud.

Ser ricos en sustancias antioxidantes como la clorofila, carotenos y demás compuestos como la luteína y las xantofilas lo convierten en un fruto potencial.

Todos estos elementos denominados compuestos fenólicos trabajan en equipo haciendo que el Kiwi funcione contra enfermedades referentes al envejecimiento celular como el cáncer, la diabetes, problemas de vista, la obesidad, trastornos cardiovasculares y degeneración macular.

En el caso de las enfermedades cardiovasculares, según un estudio de la Universidad de Oslo, comer 2 o 3 Kiwis al día de manera regular fluidifican la sangre, mejora el nivel de colesterol y disminuye la agregación plaquetaria.

Cuando existen casos de hipertensión o insuficiencia cardiaca, o para mujeres embarazadas y personas en régimen alimenticio para adelgazar se recomienda la ingesta de Kiwi, ya que por ser rica en potasio ayuda en la eliminación de líquidos y proporciona equilibrio en el efecto de la sal.

Por otro lado, es favorable para la buena digestión. Se aconseja comer como postre luego de una comida fuerte o pesada, pues ayuda a digerir las proteínas, evitando así la gastritis, la producción de gases y la pesadez.

En cuanto a la prevención del cáncer, de acuerdo a estudios, se ha comprobado que brinda protección en dos modos.

Por una parte, coarta los daños oxidativos que pueden generarse en el ADN celular. Y por otra parte, propicia que se reparen los daños que ya se han originado.

como comer kiwi

Contraindicaciones y efectos secundarios

Las alergias son comunes en cuanto al Kiwi. Las personas que presentan reacciones alérgicas frente al látex o al abedul tienen la posibilidad de también contraer una sensibilidad al Kiwi.

Cuando hay alergia, los síntomas más frecuentes son la urticaria y la inflamación de mucosas en la boca.

Si tal reacción se da cuando se come la fruta por primera vez, lo mejor es evadirlo por siempre.

Pero en caso de que sea ligero y aparece luego de haberlo comido otras veces sin haber presentado problemas se puede simplemente reducir el consumo.

Los pacientes con cálculos renales deben tener cuidado al comerlo por la presencia de cristales de oxalato cálcico.

Deja un comentario

error: Contenido protegido!!