INCIENSO: Planta aromática medicinal

planta de incienso

Plectranthus coleoides ‘Marginatus’ es su nombre científico, pero comúnmente se le conoce como planta de incienso.

Es perteneciente a la familia botánica Lamiaceae y es nativa de la India. La razón por la que se le denomina de esta forma es por el aroma que desprende, similar al de un incienso.

Es plantada con frecuencia en los hogares. Gracias a su tamaño, una altura máxima de 50 o 60 cm, es ideal para tenerla en macetas.

Sus hojas son verdes con el borde en blanco, un poco dentados, y miden entre 2 y 3 cm de largo. Sus flores, lilas pálidas o blancas, crecen en racimos y por ser tan pequeñas no poseen valor ornamental.

Crecen rápidamente y su sistema radicular no es invasivo, es decir que tenerla en casa no genera problema alguno. Su olor crea un ambiente agradable a su alrededor.

Propiedades del Incienso

Dentro de los elementos que componen la planta de incienso se encuentra que el follaje tiene un aceite esencial (en 0,7%), el cual contiene tuyona, proazuleno, tuyol, caideno, felandrono y otros compuestos.

También cuenta con lactonas sesquiterpénicas, ácidos orgánicos y flavonas. Una de sus propiedades medicinales más reconocidas es su efecto digestivo antiparasitario.

Su sistema de acción farmacológica es un medio de tratamiento para personas con ciertas afecciones.

Otras propiedades que se le atribuyen pero aún no han sido aprobadas del todo son poderes analgésicos, aperitivos, antidiarreicos, estomáquicos, vermífugos, tónico estomacal, tenuífugo, abortivo, sudorífico y emenagogo.

incienso aromatico

Beneficios y usos medicinales

Es empleado para dolencias intestinales y afecciones articulares en general.

A través de un ungüento o crema de esta planta es posible tratar problemas de la dermis como zonas con hinchazón, edemas, quemadas o partes lastimadas en general, las aftas y úlceras también pueden beneficiarse con su ayuda.

Los tés que se preparan pueden tomarse con el fin de limpiar la piel y estimular.

Su propiedad expectorante la hace óptima para el tratamiento de enfermedades respiratorias como la bronquitis, resfriados, gripes y laringitis.

Otra ventaja de su fuerza expectorante, y a la vez antibacteriana, es que colabora en la eliminación de las flemas y reduce otros padecimientos de las vías respiratorias.

Sus aceites esenciales tienen el poder de disminuir los estados de ansiedad en las personas y calmar sus nervios.

Disipa el letargo y de alguna forma es bueno para la memoria. A veces es usado para ahuyentar dolores musculares que se generan por artritis o por el reuma.

Otros beneficios externos pero que se desenvuelven en el ámbito cosmético son el aporte en la eliminación de manchas en la piel, estrías, arrugas y cicatrices.

Puede emplearse con el objetivo de reducir la celulitis y en casa se puede añadir a cremas naturales y caseras para conseguir un efecto rejuvenecedor o anti-envejecimiento.

También se cree que sirve para tratar enfermedades como el Parkinson y Alzheimer.

¿Cómo utilizarlo?

Hay distintas maneras de emplear la planta para conseguir beneficios. Se pueden preparar infusiones o tés.

Además, para tratar problemas tópicos se consigue en forma de aceite, crema o ungüento con propiedades en la salud y en la cosmetología.

Asimismo, al igual que el remedio en forma vegetal, también se puede conseguir en carácter de jarabe.

Se puede masticar su resina con el fin de una mejor salud bucal, consiguiendo dientes y encías más fuertes.

Por último, para el uso más superfluo, las hojas pueden ser quemadas para obtener su atractivo aroma en modo de incienso, y es que olerlo también brinda ciertas bondades para la salud.

Además, puede ser empleado para obtener baños a vapor que relajan y dan cuidado a la piel.

Se sabe que es usada en la fabricación de licores y en la industria de perfumes.

incienso planta

Contraindicaciones y efectos secundarios

El aceite esencial que contiene el follaje de la planta de incienso, posee sustancias altamente tóxicas y algunas de las mismas, genotóxicas.

Usarla de manera incorrecta y sin control puede causar efectos secundarios como vómitos, convulsiones, vértigo, alucinaciones, ciertas afecciones rigurosas dentro del sistema nervioso y desordenes de la sensibilidad.

La dosis excesiva que supere los 10 g/l en adultos o los 2 g/l en niños podría incluso ser mortal.

En el uso tópico podría causar dermatitis al contacto, sobre todo en personas con piel delicada o muy sensible.

Deja un comentario

error: Contenido protegido!!