GRANADA: deliciosa y rica en Antioxidantes

granada planta

El árbol de granada tiene más de 5000 años en la historia. Es originario de Irán y fue llevado a Europa por los árabes de Al-Andalus. Su nombre científico es Púnica Granatum, comúnmente se le conoce como Granado.

Se trata de un árbol pequeño que puede medir entre los 3 y 6 metros de altura, dependiendo de la variedad en cuestión.

Posee una hoja caduca y su tronco tiende a torcerse a medida que crece. Las ramas son abundantes y algunas se encuentran minadas de espinas.

Las flores del árbol llaman mucho la atención. Son de gran tamaño y sus colores son rojo y naranja. Solo algunas de ellas terminan transformándose en el popular fruto, las que no son estériles y ambas pueden diferenciarse porque tienen una forma ligeramente distinta.

Propiedades de la Granada

Sus compuestos químicos la han categorizado como una súper fruta. Es rica en antioxidantes como el betacaroteno, minerales como el hierro, potasio, magnesio, manganeso, selenio, zinc, calcio y cobre, Vitaminas como la C, B, B2, B9 y E.

Aporta una gran cantidad de hidratos de carbono.

Usos medicinales

En la medicina tradicional, la Granada es bastante funcional para tratar casos de fiebre, cólicos y diarrea. Cuando hay gargarismos, sirve para aliviar la tos persistente.

Posee algunas propiedades diuréticas y antihipertensivas. También puede funcionar como vermífugo.

La fibra que contiene la Granada que en su mayoría es insoluble es buena para personas que sufren de estreñimiento, tránsito intestinal lento o diarreas.

granada fruta

Asimismo, en el ámbito digestivo, la membrana que cubre las semillas se emplea para combatir contra los parásitos intestinales, tales como las amebas y las tenias.

La corteza y la membrana de las semillas se usan en forma de decocción y de modo externo para úlceras, aftas, encías con sangrado y para el flujo vaginal, todo esto gracias a sus propiedades astringentes. También ayuda a combatir los pólipos.

De sus granos rosas se extrae una bebida llamada Sambu, que se utilizan en las curas de regeneración o de limpieza interna. Según las personas que la preparan también es funcional para el sobrepeso.

Reduce los niveles de colesterol malo con ayuda de su contenido en polifenoles. Con él también se puede tratar la arteriosclerosis y previene la aparición de la osteoartritis.

Ciertos estudios recientes indican que este fruto puede lograr otros efectos beneficiosos para la salud como la prevención de algunos tipos de cáncer como el de próstata o pulmón y para la salud cardiovascular.

Su contenido en potasio ayuda a limpiar los riñones. Los antioxidantes también colaboran en la disminución de la presión arterial.

Por último, estudios han arrojado que la Granada trabaja positivamente como un afrodisíaco natural con efectos parecidos a los de la viagra, esto a partir de sus semillas.

Modos de consumo

La Granada puede comerse directamente como fruto o puede beberse como zumo. En la gastronomía se usa para preparar comidas o postres.

Las hojas del árbol son utilizadas para la preparación de tés o brebajes que ayudan en la mejora de dolencias.

Otros usos

Beber el jugo de Granada es positivo para la salud de los dientes. Trabaja contra la aparición de la placa dental y además protege la boca de ciertas enfermedades orales, todo esto gracias a su potencial antibacteriano y antiviral.

En fábricas de productos no sintéticos, el jugo de la granada se utiliza como un tinte natural.

También se utiliza como un indicador ácido-base natural volviéndose de color rosa en la solución ácida y de color verde en la solución básica.

granada fruta como se come

Contraindicaciones

No se debe exceder las dosis ya que la Granada resulta ligeramente tóxica. Al sobrepasar las cantidades recomendadas puede causar mareo, visión doble, vómitos, dolor de cabeza, dificultad para respirar y parálisis temporal.

No está indicada para niños, mujeres embarazadas ni pacientes que sufran de enfermedades crónicas.

No debe combinarse con otras medicinas ya que puede propiciar los efectos secundarios de otros medicamentos o inhibir el efecto de ellos.

Efectos secundarios

El consumo de la granada puede generar alergia en personas sensibles, manifestándose mediante erupciones, hinchazón en la boca o en el rostro, dificultades para respirar o tragar normalmente y urticaria.

Aunque tiene mucha fibra, su alto contenido en taninos podría frenar la diarrea y hasta propiciar el estreñimiento.

Deja un comentario

error: Contenido protegido!!